Bodas de Invierno: Ruth y Carlo

¿Quién dijo que casarse en invierno es triste?

Madrid capital bulliciosa ofrece una cantidad inmensa de posibilidades para casarse a lo grande o para realizar una boda íntima.

Así lo decidieron Ruth y Carlo puesto que el bodorrio prefieren realizarlo en Lima, lugar de origen del novio.

Esta bella pareja mixta se dieron el sí oficial, el real con toda la familia presente y algún que otro amigo.

Ofició la boda nada más y nada menos, Pablo Soto, viejo conocido mío lo cual supuso una grata sorpresa.

Ruth y Carlo Boda de invierno

Ruth Montes es una emprendedora de éxito relacionada con marcas de lujo y founder de Wedding Date.

Lució un vestido divino, corto de manga larga muy acertado y un recogido de tendencia. La única ornamentación un cinturón vintage a modo de hojitas y una tiara en el pelo a juego. Las flores ¡cómo no!… del Atelier de las flores de Frederic (mi florista favorito). Nadie decora como Frederic. Desorden, ordenado. ¿Cómo lo consigue? Pues supongo que desde la exquisitez parisina que nunca falla.


Fue una ceremonia civil en La Junta del Retiro con esa luz maravillosa que tiene el Madrid soleado de invierno.

Tras la salida del juzgado de una forma tradicional con lluvia de arroz incluida, no dudó en agradecer el cariño de sus amigos y allegados. La plaza repleta de gente, el sol luciendo fue un momento con mucha vida, alegre y feliz. Pocas bodas civiles son tan emotivas.

Posteriormente se celebró el banquete en un Restaurante Gallego de esos de toda la vida donde se come realmente bien. La tarta de la Dolce Viti, con un toque campestre estaba deliciosa.

La decoración de la larguísima mesa de nuevo del Atelier de las flores. Nada más entrar, una sensación agradable gracias a la cantidad de flores y la luz.

En fin una boda sencilla, con mucho gusto y encantadora. ¡Felicidades Ruth, te deseo una vida larga junto a Carlo y vuestra bebita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *