FESTIVAL DE CANNES SHORTFILM FESTIVAL

Cuando empecé a colaborar con el cine, nunca pensé en recibir una recompensa tan pronto. Participar como directora de fotografía con un corto admitido a concurso ha sido una de las experiencias mas gratificantes que he tenido en mi vida. Mi vocación social y audiovisual se ven recompensadas con esta experiencia. Contactar con auténticos heroes que tratan de sacar a la luz historias de la oscuridad humana, con creatividad y emoción supone una motivación para completar mi misión. Desde siempre he sabido lo que quería hacer. Me parecía imposible. Hoy por hoy tras dos años de rodajes me siento capaz de emprender y dar rienda suelta a mis sentimientos y mi corazón justiciero para explicar mi visión del mundo. Muchas ideas y conceptos elaborados y trabajados durante años, puede que ahora encuentren su lugar.

La primera imagen de Cannes no es bonita. Masas de turistas descontrolados invaden el famoso paseo. Chiringuitos de comida basura, no dejan un milímetro libre. Al otro lado de la acera boutiques de super lujo para satisfacer los caprichos de las celebrities. Hoteles de 5 estrellas anticuados mezclados con clubes al mas puro estilo ibicenco decadente. Cannes no es lo que era. Un paseo mal diseñado, anticuado y saturado de mobiliario urbano. Un intento de dar luz y color a una ribiera que necesita urgentemente una reforma. El festival de Cannes famoso en todo el mundo no es mas que el puro reflejo del estado actual de la vieja Europa, se viene abajo.

Dentro del recinto del Festival, es otro mundo. Intelectuales altruistas pelean por una fotografía para la prensa y que alguien se fije en su trabajo. Años de dedicación audiovisual poniendo dinero y esfuerzos hacen que la lucha sea mortal. Todos necesitan un reconocimiento social y una recompensa económica.

Nosotros participábamos con un corto. Fue el segundo que rodamos. La idea ingeniosa. El rodaje técnicamente sencillo. Los diálogos actuales.  Este rodaje fue el segundo que hicimos. En aquel momento nunca pensé que estaba iniciando una actividad tan importante que cambiaría el rumbo de mi vida cerca de los 50 años. Proyectos que fusionan  realidad y ficción con ilusión.

Cuando accedes al Recinto del Festival, un mundo entero se abre a tus pies. Las posibilidades son infinitas. Desde contactar con directores, actores, guionistas de todo el planeta, hasta vender tu producto a importantes empresas de entretenimiento como Netflix. Algo está cambiando. Si una plataforma comercial está muy presente en Cannes, es que ya nada es lo que era. ¿Mejor o peor? En mi opinion independientemente de que la producción basura invade nuestros hogares, también puedo afirmar que la gente joven está mas formada y avanzada que nunca. Vivimos en una era de contrastes, difíciles de encasillar. Cada vez mas gente joven informada, con ganas de trastocar el orden mundial. Esa fue la bonita sensación de Cannes. Un festival de jóvenes sobradamente preparados, luchadores, autodidactas, autónomos, entregados a una causa y con dosis de creatividad infinita.  La mayoría pertenecen a países emergentes, tradicionalmente devaluados en los congresos internacionales y ahora respiran con fuerza.

Europa se queda atrás. La vieja europa se cae. Se derrumba. Y toda esta gente de la era del celular ha encontrado con internet una ventana mágica para salir al mundo occidental. Paraíso vetado antes, ahora su bacanal.

Regresé a casa con una dulce sensación. Algo increíble esta cambiando y yo lo quiero contar. Quizás en alguna película?

Quiero agradecer esta experiencia como no a:

@Jose Luis de Pablos Hernandez

@Azucena de la fuente

@Rao Rampilla www.raorampilla.com

@Suudep Ranjan Sarkar

www.nezmovingpictures

@arwin belarmino @cutprintproducctions

@subashsundaramoorthy

@martamir22

@mathankumaran madawan

@Rita Jhawar

@Ina Rose

@takahiro yamashita

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *